Jacobson, Steinberg & Goldman | El Blog de JCBSON
El Blog de JCBSON
ADNe, ADNemocional, Comportamiento, Reclutamiento, Selección, Elenius, RedElenius, Talento, Inteligencia, Actitud, Behavior, Elías, Azulay, Jacobson, Jcbson, Bufort, nosotros, investigación, investigador, Blog, CV,
12502
page,page-id-12502,page-template,page-template-blog-vertical-loop,page-template-blog-vertical-loop-php,edgt-core-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,hudson-ver-1.5,vertical_menu_enabled, vertical_menu_left, vertical_menu_width_290,smooth_scroll,side_menu_slide_from_right,blog_installed,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive

La historia del Marketing jamás contada. Esta vez, por un pianista…

La historia del Marketing jamás contada. Esta vez, por un pianista…

Un buen día, la venta se convirtió en marketing por aquello de adaptarse a los tiempos. Tenga en cuenta que desde las incursiones comerciales de los fenicios a lo largo y ancho del mar Mediterráneo hasta lo visto en cualquiera de las tiendas Apple, no se han dado grandes cambios.

Saltamos del navío de proa rizada y vela de trapo a una casita con piscina, cromados electrodomésticos y una estupenda presentación de un estilo de vida de película, que en vez de durar hora y media sin anuncios, se nos lleva la vida entera… Clientes, gestión de cuentas, creatividad, etc…

Ese marketing fue alabado y ensalzado como si de un Dios se tratase… tanto que un grupo de amigos centroeuropeos decidieron un jueves por la noche (el viernes por la noche ya es sábado), complicarlo un poquito más para limitar el acceso masivo a ese cómodo y exclusivo corralito.

Entonces aparecieron fórmulas y gráficas que confundieron tanto a los neófitos que el simple cálculo del umbral de rentabilidad se tornó en un escenario espantoso y pantanoso. Algunos no pasaron de la Ley de la Demanda! Si ya la combinábamos con la Oferta… Uhmmm! Demasiado lío!!

Inmediatamente se generó una pirámide amorfa con una gran base de liderados deseosos de escuchar a los gurús que les lideraban. Éstos se sentían afortunados al ver que la multitud se apelotonaba en torno a las escuelas de negocios, solicitando un máster postgrado sin grado previo y cursos de especialistas impartidos por profesores generalistas. Las acreditaciones, diplomas y certificados eran muy buscados.

Pasadas unas semanas, el marketing se volvió oscuro, discriminador y usurpador de términos económicos, psicológicos y científicos. Había tal confusión que hubo que crear el grado de ADE… Caramba! Otro escollo a salvar…

El esfuerzo por centrar el marketing fue fabuloso… y… tuvo su recompensa. Durante 30 años, fue el rey indiscutible de la pista de baile. El consumidor se convenció de su fuerza, se empezó a producir por lotes, se atornilló a los proveedores y se generaron enormes corporaciones rebosantes de recién titulados en prácticas sin remuneración mientras las 4 Ps se erigían como la esencia asequible del marketing para los rezagados. Algunos pensábamos que era mejor eso del “Shake & Twist” pero todos caímos en estas redes bien tejidas. Lo reconozco.

Un buen día, allá por el año 1972, Kapferer abrió bruscamente el tarro de las esencias (clop!) y se sacó de la “manga” el modelo emocional en la compra. No llamó mucho la atención, ya que eso de las emociones sonaba más a psicología… el buen Kapferer se contentó con lo de la “marca paraguas” y poco más. Desde luego, dicha protección se mostró insuficiente para el chaparrón que se estaba gestando.

Cuando el marketing ya se encontraba casi agotado, apareció “lo digital“… ya sabe… Internet, Big Data, Redes Sociales, etc… Nada del otro mundo, ya que pertenecía a este mismo y entonces, se creó la idea de que “todo el monte era orégano“. MEEEECCC!! Otro gran error… No había tanto monte ni tantas pizzas a producir.

Después de unos años, la gente se dio cuenta de que había vivido una gran mentira y lo peor de todo… que había participado en ella de forma activa. Entonces, la sociedad entró en un grave estado de remordimiento colectivo que se fue esparciendo de alma en alma hasta hacerse individual.

Era la oportunidad para el retorno de los conceptos psicológicos al igual que en su día se pusieron de moda las cafeteras humeantes. La verdad es que dichos conceptos no habían avanzado mucho en los últimos 60 años; justamente lo opuesto al tema de las cafeteras.

Entonces, los psiquiatras se pusieron a temblar… Ahora había que hablar de positividad, emociones, motivación, empatía, asertividad, convencimiento, humanismo, liderazgo, zona de confort, etc… y esta vez… no iban a dejar que lo complicásemos todo… Se adelantaron y tomaron al asalto términos inaccesibles hasta la fecha… se adueñaron de lo “neuro” como si lo hubieran parido… para que todo siguiera igual. Nada de patologías ni enfermedades!!! Viva lo Healthy!!! Un parto sin dolor… natural… ya sabe…

Entonces se entró en barrena como un cazabombardero con la cola reventada por un misil… Se dedujo que un ninguneado Maslow sólo había dicho algo sobre 5 necesidades; que Berne había descrito un modelo negociador mientras tocaba la batería en el pub de la esquina; que la Teoría de los Juegos no era nada serio… mejor Lego y sus peculiaridades respecto a la gamificación “fun“… que Einstein decía frases alejadas de la física y que Howard Gardner no tocaba el piano…

El caos estaba servido… Se desactivaron las alarmas para que no sonasen y se prefirió dar rienda suelta a los caballos salvajes para que galoparan por donde quisieran como elefantes en estampida por una cacharrería llena de teteras morunas. Total… “Ancha es Castilla… y Texas, mucho más”.

La gente defendía hipótesis muy alejadas de la ciencia y los investigadores se cuidaron mucho de comunicar aquello que no se encontrara 1000 veces validado. Mientras, según los titulares de prensa, cada día aparecían 100 remedios para curar el cáncer, 20 pastillas para retrasar la aparición del Alzheimer, etc… Me dolió enormemente que las teorías de Taylor se abandonaran porque conllevaban algunos cálculos… ya sabe… fuerza, energía, trabajo, ergonomía…

La felicidad fundió atrofiados cerebros recalentados como si fueran estufas eléctricas de hilo, generándose un mundo con descentrada paridad… “Casi todos igual de tontos… y algunos algo más listos”.

Los científicos se asustaron y formaron un mundo paralelo e incomunicado con el resto de la sociedad… La genética desapareció tan deprisa que no nos dio tiempo a despedirnos de ella… y entonces los vendedores de humo se dieron cuenta de que habían cavado su propia tumba. Soplaban y resoplaban sin conseguir más que ese vapor que exhalamos las mañanas de mucho frío mientras nos frotamos los muslos con tesón y damos palmaditas con esos guantes de lana que nos regaló ese cuñado en nuestro último cumpleaños.

Han pasado ya muchos años pero lo recuerdo como si fuera ayer… creo que después de una larga noche oscura, vendrá el Mesías y… además será vendedor! Estoy convencido de ello.

Será como Vladimir Horowitz o como Arthur Rubinstein… que también tocaban el piano… solo un poco… simples “aprendices“…

Post a comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies