El Emprendedor Chutzpah... - Jacobson, Steinberg & Goldman
El Emprendedor Chutzpah... - Jacobson, Steinberg & Goldman
El verdadero emprendedor es un Chutzpah
emprendedor, emprendimiento, chutzpah, israel, talento,
13021
post-template-default,single,single-post,postid-13021,single-format-standard,edgt-core-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,hudson-ver-1.5,smooth_scroll,blog_installed,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive
Mar 05 2018

El Emprendedor Chutzpah…

¿Puede ser emprendedor todo aquel que se lo proponga?

La respuesta a la pregunta es… “Lamentablemente, no”.

 

“Chutzpah” es una actitud, un concepto combinatorio que refleja una forma concreta de pensar y de hacer.

Créame que lo siento pero las variables del comportamiento humano están ya prácticamente predefinidas en un caudal de intercambio de neurotransmisores, donde se permiten oscilaciones interiores generando la “mecánica” necesaria para realizar combinaciones emocionales tan rutinarias que si las conociésemos a la perfección, perderían todo su encanto.

Como imagino sabe, Israel (la StartUp Nation) se ha puesto a la cabeza del movimiento emprendedor a nivel mundial. De hecho, el “deporte nacional” es tener una StartUp de éxito y el sueño de los jóvenes y no tan jóvenes es conseguirlo por medio de la eficiente articulación de diversos agentes que trabajan sin descanso desde un enfoque colectivo.

Los israelíes saben que no todos pueden saborear ese éxito, aunque se esfuercen más allá de sus propios límites. No todos poseen en su interior el imprescindible “Chutzpah”. Aquí tenemos un claro ejemplo de epigenética social, donde israelitas de más de un centenar de procedencias geográficas aunadas alrededor de un único concepto cultural, forman un colectivo sólidamente construido. Por eso, el “Chutzpah” funciona plenamente en Israel y no tanto en el resto del mundo.

Una de las causas de este resultado diferenciado es que el emprendedor Chutzpah sabe que esto es una “carrera de relevos”, pasando el testigo en el momento concreto con una precisión sincronizada de forma colectiva; mientras en otros países, la cultura nos lleva a correr todos a la vez, agrupados en clara competencia por desgaste.

Para sentir de esta manera, se debe trabajar individualmente pero con un enfoque colectivo que no agrupado, mientras se cuestiona usted todo lo incuestionable no conformándose con una respuesta autoritaria y jerárquica. Debe disponer del consabido talento mezclado con cierta imprudencia, desacato e insolencia. No hace falta que sea usted un excelente relaciones públicas, su producto será el que se relacione con los usuarios. El inversor no está interesado en usted, sino en lo que usted es capaz de hacer… ¿lo va entendiendo?

Conociendo este concepto, se puede saber si uno lo posee…

La codificación genérica o Persotipo de los 7 registros del ADNe de un emprendedor “Chutzpah” es: 24:25:35:29:29:24:21.

Este código es el eje que se ve acompañado de sus lógicas oscilaciones combinatorias interiores. Estos datos traducidos a una escala porcentual quedarían así:

“Usted podrá viajar lejos, muy lejos… pero nunca llegará”…

El test Azulay Bernstein y su algoritmo ADNe se muestran como las herramientas definitivas en la realidad emprendedora.

Aquí en España se probó en más de un centenar de emprendedores científicos de élite a través del Biocampus de la Fundación Genoma España (2.012/2013) y un porcentaje “insultantemente” alto de dichos proyectos hoy son empresas activas (StartUp).

 

¿Quién dice que el término Chutzpah no se puede aplicar aquí?

Supongo que lo aplicaríamos si supiésemos que existen 19.487.171 ADNes que podrían asegurar un éxito continuado a estos individuos emprendedores marcados por este potente “amuleto Chutzpah”… o siendo conocedores de que no hay 2 ADNes iguales.

En este mismo momento debemos prestar una especial atención a que si usted no es un emprendedor Chutzpah, bien podría ser miembro de “un equipo emprendedor” como resolución a ciertas deficiencias individuales, generando a su vez, nuevas combinaciones que bien podrían resultar aceptablemente exitosas, ampliando considerablemente la magnitud y cantidad de potenciales emprendedores; o mejor dicho… de proyectos de éxito.

Si usted quiere saber si dispone del suficiente “Chutzpah”, mucho me temo que tendrá que utilizar el test Azulay Bernstein.

Lo que le puedo decir es que mi ADNe es_ 32:32:40:32:36:28:28 y que nunca seré un “emprendedor Chutzpah”.

 

Ejemplos de Persotipos emprendedores y aquellos que se desvían del eje emprendedor

Como ejemplo, planteamos esta muestra real de las muchas realizadas en la UPV y en la UAM para percibir que su rango “NO APTO” se basa en unas desviaciones importantes (42,86% y 40,00%) en los registros (Mn y Pr) relacionados con la capacidad estratégica y planificadora (Mn) perjudicando las acciones de consenso en el trabajo en equipo (Pr). Previsiblemente, ante exigencias del máximo rendimiento en estos 2 registros, el Persotipo se inclinará por utilizar sus aspectos dominantes, haciendo gala de una excesiva naturalidad con elevado riesgo de convertirse en improvisación e imprudencia.

*Las desviaciones son unidades sin signo matemático (+ ó -) ya que resulta igualmente contraproducente una desviación por defecto o por exceso. Este concepto de signo (+ ó -) sí que posee valor a la hora de activar mejoras en el comportamiento de los potenciales emprendedores en los aspectos relacionados con el coaching o mentoring.

 

Determinación del ADNe Colectivo

En un grupo emprendedor se deben establecer las afinidades que en su conjunto correspondan al Persotipo Emprendedor, tratando a dicho colectivo como si de un solo individuo se tratase. Se requiere una asignación de “roles” en los diferentes miembros del equipo en relación a las exigencias de las diferentes fases del proyecto.

Por ejemplo, en una fase donde la creatividad debe ser el factor dominante, el sujeto con mayor rango en el registro “Nt” debería asumir dichas responsabilidades monitorizadas siempre por aquel o aquellos que mayor nivel en el registro “Ob” posean.

Por ello, es fundamental plantear los proyectos agrupados en clave de procesos y pendientes de su caracterización, utilizando la metodología Smart Flow. Pero eso es otra “historia”.

0 Comments
Share Post
No Comments

Post a Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies